Publicado: 28 de Noviembre de 2020

Tristeza, melancolía, desesperación... son sentimientos que todos hemos encontrado en la vida. Aún así, por diferentes razones, pueden mantenerse por demasiado tiempo, o pueden aparecer por razones que ni siquiera comprende quien las siente. La ayuda psicológica y psiquiátrica pueden marcar una gran diferencia en estas situaciones.


Para ayudaros a comprender mejor esta afectación, os expongo seguidamente las respuestas que le proporcioné a un alumno de una escuela que contactó conmigo para que le ayudara en su trabajo, que iba justamente sobre la depresión:


1- ¿Qué es la depresión?


La depresión descrita de forma simple y esencial, es un estado de ánimo de tristeza, melancolía o derrumbamiento. La mayoría de las personas experimentan esa sensación durante su vida, en periodos cortos.


Cuando hablamos de depresión clínica (hay varios tipos y causas), nos referimos a periodos que tienen una duración de algunas semanas o más y que cumplen con unos criterios diagnósticos mínimos (cantidad e intensidad de los síntomas).


2- ¿Por qué una persona la padece?


Depende. La depresión puede ser exógena o endógena. La primera se refiere a cuando uno se siente triste y no sabe porqué (base biológica). La endógena o reactiva, sucede ante situaciones que las causan (base experiencial, dificultades en la vida). En ese segundo caso, si la depresión persiste y por lo tanto se convierte en clínica, es posible que sea por una falta de habilidades personales para superar o anteponerse al problema vivido.


3- ¿Puede ser hereditaria? ¿Por qué?


Si puede, sobretodo en el tipo endógeno (biológico), por genética. En el caso de la depresión reactiva dependería más del estilo de personalidad y las habilidades emocionales adquiridas en gran parte durante la infancia.


4- ¿Según en la edad puede cambiar algo en la persona que la padece? ¿Qué aspectos cambian?


Si, se sabe que en los niños los síntomas tienden a ser más de irritabilidad y agresividad, a parte de la tristeza, falta de autoestima, etc.

Luego hay estudios concretos que determinan rasgos determinados de la depresión según los rangos de edad.


5- ¿Qué es lo que más ayuda para que una persona la supere?


Depende: Pueden haber casos de depresión (sobretodo endógena) que respondan muy bien ante algún fármaco, y que en tales casos la utilidad de la psicoterapia sea más secundaria, con una función más centrada en la comprensión y el acompañamiento del proceso, al no haber elementos cognitivos desestructurados.

En otros casos, sobretodo los reactivos, será quizás la psicoterapia lo que más pueda ayudar a superar la situación, aunque por lo general son los tratamientos combinados (farmacológico + psicoterapéutico) los que mayor resultado ofrecen.


6- ¿Cómo se tendría que reaccionar cuando alguien te dice que tiene depresión?


Si un amigo o familiar le dice a otro que tiene depresión, por supuesto lo mejor es que la reacción sea de comprensión y soporte, al estilo que cada uno tenga de forma natural. Por otro lado, quizás seria positivo preguntar qué está haciendo para superarlo, promover alternativas, ofrecer tu tiempo y compañía… en definitiva, lo que tendríamos que hacer con cualquier persona en cualquier estado: mostrar nuestras ilusiones e interesarnos por las suyas.


No hace falta responsabilizar-nos por su malestar, pues eso puede hacernos sentir impotentes ante la situación y a menudo hace que la gente se aparte de los que lo están pasando mal.


7- ¿Qué sería lo mejor que se puede hacer o decir a una persona con depresión?


Es muy difícil o imposible determinar una fórmula concreta para esa situación, pero siendo esenciales lo mejor que se puede hacer es actuar lo más normal posible, poniendo un esfuerzo para compartir lo mejor de nosotros con esa persona. A menudo la gente no sabe cómo actuar en esas situaciones, se espantan y las evitan, y es justamente porque se lo preguntan demasiado. Simplemente, se tu mismo. Y si sonríes, mejor.


8- ¿Qué sería lo peor que se puede hacer o decir a una persona con depresión?


“¡Que va, pero si a ti no te pasa nada, si siempre estas igual!”


9- ¿La depresión es un tema tabú en la sociedad? ¿Por qué?


Yo diría que no, que más bien al contrario. Es un termino que se escucha mucho de forma popular, y la expresión “estoy un poco depre” la escuchamos o la decimos muy a menudo. Además no es como tener alucinaciones, sino que es algo que todos podemos vivir en algún periodo de nuestra existencia (de forma no clínica). Dentro de todas las patologías psicológicas, junto con la ansiedad, pienso que son de las que más hemos “normalizado”.


10- ¿Qué es la inteligencia emocional?


Es la capacidad de percibir, comprender y gestionar nuestras emociones y las de los demás.


11- ¿Cuánta importancia tiene la inteligencia emocional en una persona? ¿Por qué?


Por supuesto, una buena inteligencia emocional permite mantener una mayor estabilidad anímica. Su importancia en la historia del ser humano seguramente nunca había sido tan elevada, puesto que evolutivamente cada vez funcionamos más en base a la sociabilidad y la comunicación.


12- ¿La depresión y la ansiedad son lo mismo? ¿En qué se diferencian?


No. Pueden aparecer conjuntamente, pero son cosas distintas, y pueden tener causas muy distintas (sobretodo con la depresión endógena).

Así como la depresión se basa en la sensación de tristeza, la ansiedad se basa en la sensación de miedo o pánico.


Por otro lado, pueden estar relacionadas en el sentido que una persona que lleva tiempo limitada y afectada por la ansiedad, puede desarrollar un estado depresivo a consecuencia de esas limitaciones que se originan por la ansiedad (a causa del aislamiento, la degradación de la autoestima, el malestar continuado, etc.).